Secuelas del huracán María: quedan más de 18 mil desplazados, 8,657 viviendas anegadas



SANTO DOMINGO. A ocho días de haber pasado el huracán María, todavía quedan 18,392 personas desplazadas en casas de particulares, 555 en albergues, 32 acueductos afectados, 14 puentes colapsados, cinco carreteras intransitables, 8,657 viviendas anegadas, 861 viviendas afectadas, 168 destruidas y siete provincias en alerta.

Estas cifras se desprenden del último informe suministrado ayer por el Centro de Operaciones de Emergencia (COE).

Asimismo, el Instituto Nacional de Aguas Potables (Inapa) reportó que de la cantidad de acueductos afectados, hay 21 totalmente fuera de servicio y nueve parcialmente, afectando a un total de 349,352 usuarios.

Sin embargo, Juan Manuel Méndez, director del organismo, explicó que en las comunidades más afectadas, el Gobierno trabaja para estabilizarlas y que llegan las ayudas de los organismos.

Dijo que todavía hay comunidades en las que los equipos del Ministerio de Obras Públicas no han podido penetrar, debido a que las aguas mantienen un nivel alto.

“Toda esta parte del Este también sufrió mucho, el caso de Miches, El Seibo, Hato Mayor, el municipio Ramón Santana, aquí las inundaciones fueron tan severas que prácticamente el 60% de las viviendas sufrieron daños, o sea, que la crecida que hizo ahora ”, afirmó Méndez.

Según el director del COE, “la naturaleza no construye desastre, sino que el hombre construye en sitios vulnerables, la naturaleza tiene su propia forma de renovarse, entonces cuando el hombre construye debe hacerlo en lugares seguros y que sean real y efectivamente para asentamientos humanos”.

Señaló que a la hora de construir, las alcaldías deben tomar las medidas de lugar para evitar que se construya a orillas de ríos, cañadas y arroyos y muy cerca del mar, “estos son sitios vulnerables, cuyas construcciones deben ser evitadas, todo no se le debe dejar al Gobierno central, también las alcaldías deben tomar participación en estos casos”.

En San Francisco
Decenas de familias residentes en los sectores urbanos que fueron inundados recientemente por la crecida del río Jaya, trataban ayer de recomponer y rehacer sus hogares, sacando lodo, limpiando techos y arreglando los pocos efectos electrodomésticos que pudieron conservar.

Reporteros de Diario Libre pudieron comprobar en los sectores Ugamba, 24 de Abril, Barrio Azul y Santa Ana que todavía esas viviendas no pueden utilizarse por sus ocupantes, debido a la gran cantidad de lodo y agua sucia acumulada.

No obstante, aprovechando la presencia de varias brigadas del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones y la Defensa Civil, los moradores de esos barrios declararon que como las aguas del Jaya están bajando y no hay amenazas de que vuelvan por ahora, “están acotejando sus hogares para retornar a la normalidad”.

Xiomara Rodríguez, de Barrio Azul, confirmó que en el sector, entre 40 y 50 viviendas fueron destruidas totalmente y afectadas parcialmente unas 300 viviendas. “Aquí han venido con comida cruda y cocinada, pero ese no es el problema, necesitamos que venga alguna autoridad competente a informarnos que seremos reubicados en otros lugares más seguros”, expresó Rosa Emilia Rosa.

DC trabaja con comunidades
DC trabaja con comunidades
El director de la Defensa Civil, general Rafael Carrasco, informó que brigadas del organismo trabajan en Palo Verde, Castañuelas, Miches y otras zonas para restablecer el paso, cortando los árboles derribados por los vientos del huracán. Carrasco explicó que más de ocho mil voluntarios trabajan ayudando a las personas afectadas para que retornen a sus hogares a la mayor brevedad posible.