Licey saca sus garras para obtener un agónico triunfo sobre los Gigantes en el inicio de la semifinal




SANTO DOMINGO. Cuando los Tigres del Licey lo necesitaron, Hiram Burgos se comportó a la altura esperada. Erick Aybar y Donovan Solano empujaron cada uno dos carreras y Burgos le ganó un duelo a Raúl Valdés en el triunfo de los Tigres del Licey 4-3, con el que dio apertura a la ronda semifinal, bajo el formato todos contra todos.

Burgos, en su despedida (va a su país, Puerto Rico a jugar en su liga) lanzó seis entradas completas de cuatro hits y una carrera con cuatro ponches; su mejor actuación en toda su participación en este campeonato, donde sólo una vez alcanzó 5.1 entradas, pero permitió seis hits y cuatro vueltas limpias contra los Toros del Este en La Romana. Salió sin decisión. Valdés resistió seis entradas y un tercio de tres vueltas, todas limpias y ponchó a nueve, de los que tres fueron a Jeimer Candelario y dos a Jorge Bonifacio, quien terminó con cuatro ponches en el compromiso.

Fue un duelo de pitcheo en el que el de los Gigantes sacó 14 de sus 19 outs en el cuadro y el del Licey logró 13 de los 18 que retiró.

Fue un partido en el que los Gigantes conectaron cinco indiscutibles, tres de ellos en tercer episodio de una carrera. Y del primer al quinto turno, se embasaron sólo dos, Aderlin Rodríguez por boleto en el cuarto y Leury García un sencillo al shortstop en el octavo.

El partido lo ganó Burgos, perdió Valdés. Jairo Asencio se llevó un sufrido salvamento, luego de permitir dos vueltas en el noveno, en lo que fue un relevo de cuatro outs, que comenzó en el octavo, cuando entró con corredores en primera y tercera y retiró a Moisés Sierra con elevado de foul por primera.

Los Gigantes marcaron de primero en el tercero, una entrada en la que Burgos y el Licey salieron afortunados. Los tres primeros bateadores, José Sirí, Carlos Paulino y Jeremías Pineda se embasaron por sencillos corridos, dos de ellos dentro del cuadro. Leury García conectó elevado al prado central y Sirí anotó la primera del juego.

Los Tigres respondieron con el empate en el quinto, después de dos outs, por sencillo de Sergio Alcántara, quje se movió a segunda por boleto a Erick Aybar y anotó por doble de Donovan Solano.

En el séptimo, después de un out, Alcántara disparó sencillo al central y Aybar lo remolcó por doble al prado central, en lo que fue el último pitcheo de Valdés, que abandonó con 105 lanzamientos, después de seis entradas y un tercio. Carlos Frías se hizo cargo del montículo y Donovan Solano lo recibió con un sencillo al prado derecho, que remolcó a Aybar para poner el partido 3-1. Posteriormente los Tigres llenaron las bases, pero Máximo Nelson ponchó cantado a Jorge Bonifacio y Joely Rodríguez retiró con rodado por segunda a Jeimer Candelario.

En el octavo, Abntonio Bastardo, que abrió la entrada como relevista, boletó a Yermín Mercedes y se avanzó a segunda por sencillo de Emilio Bonifacio. Sergio Alcántara se sacrificó y Aybar llevó la pelota a lo profundo del jardín izquierdo para que anotara Mercedes la cuarta vuelta.

Los Gigantes amenazaron con igualar el partido en la primera del noveno. Después de un out, Sirí conectó sencillo al prado izquierdo, misma ruta por la que siguió con otro, Carlos Paulino. Jeremías Pineda fue ponchado y Leury García disparó sencillo al derecho para que anotara Sirí, dejando hombres en primera y segunda. Abiatal Avelino se fue con sencillo al prado central y anotó Paulino. Avelino se fue a segunda por indiferencia defensiva con Hanser Alberto al bate. Finalmente Alberto conectó un rodado corto por el lanzador, donde Asencio recibió y tiró a primera para detener el pánico tardío provocado por la ofensiva de los Gigantes