El papa se reúne en Chile con víctimas de abuso sexual tras expresar “vergüenza”

Para las víctimas, pedir perdón “no es suficiente”.
 El papa Francisco (d) reza con la reclusa Janette Zurita durante su visita a la penitenciaría central femenina el 16 de enero de 2018, en Santiago (Chile).
0

0


SANTIAGO DE CHILE. El papa Francisco se reunió este martes con víctimas de abusos sexuales del clero en Santiago tras confesar “vergüenza” por el “daño irreparable” causado a algunos niños, durante una visita a Chile empañada por protestas que dejaron medio centenar de detenidos.

Las víctimas “han podido contar sus sufrimientos al Papa Francisco, que les ha escuchado y ha rezado y llorado con ellos”, dice un comunicado divulgado por el Vaticano.

En Chile, casi 80 religiosos abusaron de menores desde el año 2000, según una lista distribuida la semana pasada por la ONG estadounidense Bishop Accountability

“No puedo dejar de manifestar el dolor y la vergüenza que siento ante el daño irreparable causado a niños por parte de ministros de la Iglesia”, dijo el papa ante las autoridades del país, suscitando los aplausos de los asistentes.

Más tarde, en un encuentro con religiosos en la catedral de Santiago, los instó a tener “la valentía de pedir perdón”.

“Sé que a veces han sufrido insultos en el metro o caminando por la calle; que ir vestido de cura en muchos lados se está pagando caro”, dijo el papa, visiblemente preocupado por este asunto que no solo mancilla la imagen de la Iglesia sino que está produciendo una desconfianza galopante de los chilenos hacia la institución.

Uno de los casos más emblemáticos que marcaron a la sociedad chilena es el del sacerdote Fernando Karadima, denunciado en 2010 por varias víctimas y que el Vaticano condenó a retirarse “a una vida de oración y penitencia”.

En los últimos días se ha intensificado la presión al pontífice, que prometió al inicio de su papado hace casi cinco años tolerancia cero con los abusos, para que se castigue a los culpables y a sus encubridores para desterrar esta lacra que tantas víctimas ha causado en todo el mundo.

No basta con pedir perdón
Para las víctimas, pedir perdón “no es suficiente”. “Necesitamos actos concretos que el papa no toma en la Iglesia chilena contra los abusadores”, dijo a la AFP Juan Carlos Claret, vocero de la asociación de laicos de Osorno, que lucha para que se expulse al obispo Juan Barros, señalado como encubridor del caso Karadima.

Barros coofició la misa con Francisco y participó en un encuentro de obispos con el papa, desatando la ira en las redes sociales.

“Si el papa se va de Chile sin el compromiso de investigar la complicidad de los líderes de la Iglesia, la desconfianza en la Iglesia se va a agudizar”, advirtió Anne Barrett Doyle, codirectora de BishopAccountability en un comunicado.

Protestas
Más de medio centenar de personas, según los carabineros, fueron detenidas en las protestas realizadas a la entrada del Parque O’Higgins contra el gasto que está generando para el Estado la visita del papa y contra los abusos de curas pederastas. Las manifestaciones se dieron durante la “misa de la paz”, que reunió a 400.000 personas.

Entre gritos de “morir luchando” y “cómplices pederastas”, los manifestantes fueron dispersados por los carabineros con mangueras de agua.

Un hombre disfrazado de papa y otros dos vestidos con hábitos de monja salieron desde un balcón de un edificio vecino y exhibieron una pancarta con la leyenda: “Francisco, cómplice de crímenes pedófilos”.

En la madrugada de este martes se registraron tres nuevos ataques contra iglesias, en una comuna de Santiago y en La Araucanía (sur), que se suman a otros cinco que se produjeron el fin de semana pasado.

El papa ha llegado al país más hostil de América Latina con la Iglesia católica y en pleno cambio social: acaba de aprobar el aborto terapéutico y tramita en el Parlamento el matrimonio homosexual tras la adopción de la unión civil de parejas del mismo sexo, así como una ley de identidad de género.

El Vaticano no esconde que el viaje a Chile es uno de los más complejos que ha realizado el papa argentino. Se trata de la segunda visita de un papa a este país tras el que realizó Juan Pablo II en 1987, en plena dictadura militar (1973-1990), luego de una mediación del Vaticano para evitar un conflicto entre Chile y Argentina por el canal de Beagle.

Sermón al clero chileno
En este sentido, Francisco culpó en cierta manera a los representantes de una iglesia chilena, considerada por algunos como alejada de los fieles.

“No somos superhéroes que, desde la altura, bajan a encontrarse con los ‘mortales’”, dijo, criticando una actitud “elitista”.

Poco antes, el papa había visitado una cárcel de mujeres -una de las actividades que más aprecia en sus giras- para recordarles que estar “privado privado de libertad no es lo mismo que estar privado de dignidad” y abogó, ante la presidenta saliente, la socialista Michelle Bachelet, por la necesidad de llevar a cabo programas de reinserción.

Indígenas y migrantes
Tras concluir su primera jornada en Chile con un paseo en papamóvil por el centro de Santiago, donde le aguardaban decenas de centenares de personas bajo un sol de justicia, y un encuentro privado con sacerdotes de la Compañía de Jesús, su congregación, el papa viaja este miércoles a Temuco, en el corazón de La Araucanía, que vive tensiones por las reivindicaciones de tierras ancestrales de grupos de mapuches.

El jueves, antes de proseguir su visita a Perú, Francisco viajará a Iquique (norte), epicentro de la inmigración, que junto con los pueblos originarios son objeto de sus desvelos.

por Giovanna FLEITAS y Miguel SÁNCHEZ