Haitianos despojados de TPS urgen a congresistas garantizar ciudadanía

Precisan que la economía podría perder 260.000 millones de dólares en diez años sin los beneficiario de DACA y 164.000 millones de dólares sin los del TPS.
 Cientos de haitianos se manifiestan frente a uno de los edificios Trump en Manhattan, Nueva York (Estados Unidos) hoy, 19 de enero de 2018.
0

0

MIAMI. Activistas haitianos en Miami rechazaron ayer la actitud “racista” del presidente Donald Trump al despojarlos de beneficios migratorios y urgieron al Congresos a trabajar en una ley “bipartidista” que les garantice la ciudadanía.

Los grupos civiles instaron en una rueda de prensa a garantizar una solución migratoria permanente para haitianos y también para los centroamericanos que fueron despojados por el Gobierno de Trump del Estatus de Protección Temporal (TPS), como también para los “soñadores” de DACA.

“Ya que el presidente Trump no cumplió su promesa a nuestras comunidades, haitianos, salvadoreños, nicaragüenses, hondureños y soñadores, le pedimos al Congreso que actúe”, manifestó Marleine Bastien, directora ejecutiva del grupo de mujeres Haitian Women of

Miami Inc (FAMN, por sus siglas en inglés).

Para Jack Lieberman, miembro de la junta de FAMN, las acciones de Trump “son nada más y nada menos que discriminación racial”.

Versiones de prensa señalaron la semana pasada que Trump llamó “agujeros de mierda” a naciones como El Salvador, Haití y varios países africanos, y aunque él los ha negado, el senador demócrata Dick Durbin asegura que lo escuchó.

“La animadversión de este Gobierno hacia los haitianos y Haití es obvia y abierta. El presidente ha dicho sin rodeos que no quiere haitianos en Estados Unidos”, se lamentó el abogado de inmigración haitiano Ira Kurzban.

Señaló que ese “patrón racista” se nota en la eliminación del TPS y de los visados H-2A y H-2B para trabajadores temporales de esa isla caribeña “sin razón aparente”.

En ese sentido, Randy McGrorty, director ejecutivo de Catholic Legal Services, de la Arquidiócesis de Miami, dijo que es urgente una legislación bipartidista para garantizar que “todos los titulares de TPS y los destinatarios de DACA puedan continuar contribuyendo a nuestra economía y al país”.

“Esto no tiene ningún sentido para nuestros negocios”, agregó por su parte Wendy Adelson, directiva de la fundación Immigration Parnership and Coalition.

Precisó que la economía podría perder 260.000 millones de dólares en diez años sin los beneficiario de DACA y 164.000 millones de dólares sin los del TPS.

El Gobierno de Trump ha anunciado durante su primer año de mandato la cancelación del programa DACA, el cual protege de la deportación a inmigrantes indocumentados llegados en la infancia, a partir de marzo próximo, y los TPS de nicaragüenses y haitianos, a partir de enero y julio de 2019, respectivamente.

De igual forma, revisará el otorgado a 60.000 hondureños en julio próximo, cuando vence una extensión de seis meses que les otorgó.