El Colegio Dominicano de Periodistas (CDP) saluda a la mujer en su día

El Colegio Dominicano de Periodistas, CDP, saludó la llegada del 108 aniversario de la celebración del Día Internacional de la Mujer,  y apoya solidario su lucha incesante por el logro de las reivindicaciones que pujan las mujeres, principalmente las periodistas, por alcanzar en toda parte del planeta.
El presidente del CDP, Adriano De la Cruz, dijo que “no importa que la nación sea llamada desarrollada o no, o que sea un continente, o una isla; o la piel que la recubra sea blanca, negra o amarilla, lo que llama la atención es que en cada rincón de la Tierra se oye rotunda la voz de la mujer, reclamando que se hagan patentes los pliegos de derechos, o del respeto de estos, Tanto en el plano de la igualdad con los  hombres, o como simple exaltación de su dignidad, como seres humanos”.
De la Cruz dijo que  “es una acción de vergüenza, en el rostro ajeno de la sociedad, cuando nosotros los periodistas tenemos que difundir, llenos de tristeza y de vergüenza, la noticia de que un hombre golpeó a una mujer madre, o a una mujer compañera, o recurrió a cualquier tipo de arma criminal, para arrancarle la existencia a este débil ser, que junto a él hace vidas, hace sociedad, y realiza desarrollo”.
Envió un mensaje de felicitación a todas las mujeres, principalmente a las periodistas, que con valentía realizan la tarea, a veces difícil y peligrosa, de informar.
El CDP entiende que urge, exigirle al Estado, reclamarles a los gobiernos y todos los poderes, el de proveer de leyes que respalden a la mujer que trabaja, estableciendo igualdad de salarios en cada lugar donde laboran, protegiéndolas de los acosos y de los abusos.
Indicó que es insultante el estado de violencia que cada una de las estructuras sociales que componen este orden social vienen a dar contra la mujer,  por lo que cada vez se hace una exigencia inaplazable e ineludible, el surgimiento de un estado de cosas que le reconozcan a la mujer las cuatro funciones que tiene que desempeñar, que al mismo tiempo la hacen heroica y altamente valedera: El de madre, compañera, trabajadora y abastecedora de bienes y  servicios.
El CDP ve con asombro, como la sociedad avanza en tecnología, y los escalones del progreso se hacen cada vez más alto, pero el trato de las leyes y de la justicia hacia la mujer sigue siendo el mismo con la que vino dentro de las panzas de las galeras,  cuando el descubrimiento, o como esclavas de los tiempos de la colonia.
            Esa una lástima que tanto desarrollo y tanto crecimiento se queden frisados en solo una parte del género humano, y que cada ocho de marzo, en vez de felicitarla, llenos de alborozos, sea necesario recordarle, a esta parte del mundo, que ella, la mujer, es la mitad del planeta y la madre de la otra mitad.