Distancia entre Warriors y los Cavs es más grande

Cleveland necesitará nuevas gestas del rey LeBron para tener algún chance
Distancia entre Warriors y los Cavs es más grande
J.R. Smith, de Cleveland, hace lances al canasto ante la mirada de LeBron James durante las prácticas del equipo ayer en Oakland, California. Los Cavaliers enfrentan a los Warriors de Golden State en el primer partido de la final de la NBA esta noche.

AFP
Oakland
El astro de los Cleveland Cavaliers, LeBron James, disputará su octava final consecutiva de la NBA cuando se enfrente a partir de este jueves a los Golden State Warriors por cuarta vez, en la serie por el título más repetida sin interrupción.

Cavaliers y Warriors chocarán por cuarta ocasión al hilo, pero la diferencia entre uno y otro parece más grande que nunca. En Cleveland ya no está Kyrie Irving, decisivo en el campeonato de los Cavs hace dos años con un triple en los compases finales.

Y James hace casi una década que no estaba tan solo como ahora.

Máxime si, como parece, el ala-pívot Kevin Love no está disponible para el primer encuentro por una conmoción cerebral.

LeBron, en su decimoquinta temporada como profesional, al borde del título por novena ocasión a sus 33 años, ha firmado unos playoffs solo a la altura de su leyenda, con promedios de 34 puntos, 9.2 rebotes y 8.8 asistencias por partido.

Por el camino, él solo dejó afuera a los Indiana Pacers (4-3), a los Toronto Raptors (4-0) -el mejor equipo del Este en temporada regular- y finalmente a los Boston Celtics (4-3), después de remontar un 2-3 en contra el pasado domingo.

“Estoy intentando exprimir al máximo esta naranja hasta que no quede más jugo”, resumió tras derrotar a los “Verdes” en un esfuerzo titánico, sin poder descansar ni un segundo en los dos últimos choques. “Este es el tipo de cosas que, cuando ya no estás jugando, sueñas y deseas con formar parte de ello una vez más”.

Los Cavaliers necesitarán nuevas gestas del “Rey” para tener alguna chance de sumar su segundo anillo en cuatro años, pero los pronósticos hablan de una misión casi imposible.

Con Love entre algodones para el primer juego, secundarios como George Hill, Tristan Thompson y J.R. Smith deberán brillar con luz propia para, al menos, albergar alguna esperanza. Todos juntos.

Durante estos playoffs, LeBron ha echado en falta demasiadas veces no solo a un escudero de lujo sino también al resto de sus compañeros, a años luz de su nivel en pista. “Cuanto más grande es el escenario, más grande es el jugador”, dijo sobre él Tyronn Lue, técnico de Cleveland.

Pero Golden State es un reto casi tan inalcanzable como el que se le presentó en 2016, cuando volteó por primera vez en la historia una finales que iban 1-3 en contra para acabar levantando el primer título de la historia de la franquicia.


Los Warriors no son Indiana, una de las sorpresas de la temporada. Tampoco los Raptors, que fueron barridos por el “Rey”. Ni Boston, un equipo lleno de estrellas emergentes y sin sus dos grandes fichajes de principios de temporada (Irving y Gordon Hayward) por lesión.

Iguodala se perderá 1er partido de final

El alero de Golden State Andre Iguodala se perderá el primer partido de la serie final de la NBA el jueves tras no poder recuperarse del todo de un golpe en la rodilla izquierda, lesión que le impidió jugar en los últimos cuatro partidos de la serie por el título de la Conferencia del Oeste.

La baja de Iguodala es un duro golpe para la defensa de los Warriors en el empeño de contener a LeBron James y a los Cavaliers de Cleveland.

Los Warriors informaron que Iguodala, quien se lesionó en el tercer partido ante los Rockets el 20 de mayo, fue examinado el martes y dio muestras de mejorar. Pero que aún tiene un moretón y padece de inflamación del nervio que rodea la rodilla.