Por qué las señales de la depresión no se pueden ignorar


Por qué las señales de la depresión no se pueden ignorar
Por qué las señales de la depresión no se pueden ignorar
Santo Domingo
La presidenta de la Fundación Alam Cabrera, enfocada en la prevención de los suicidios, ofreció una charla a estudiantes de Comunicación Social de la Universidad Dominicana O&M, a quienes exhortó a no ignorar cuando alguien en su entorno presenta señales de depresión.

Luz Bethania Antigua narró a los estudiantes que decidió crear la fundación a raíz del suicidio de su hijo de 17 años Alam Cabrera tras la ruptura de su noviazgo.

“Él era la persona más alegre que conocí, tenía muchos amigos, incluso conmigo tenía una relación bastante cercana”, narró Antigua para explicarles a los universitarios como la depresión puede provocar el cambio brusco en una persona.

Explicó que debido a la depresión su hijo se convirtió en una persona aislada, triste, casi no hablaba y con desinterés por las cosas que antes le apasionaban.

El suicidio de su hijo también sumergió a antigua en una profunda depresión que le provocó desinterés por el trabajo y hasta por su apariencia física.

“Mi depresión fue tan fuerte que estuve interna, medicada y me sometieron a secciones de electroshoks, y en ese momento comprendí que debía seguir luchando por mis otras dos hijas y ayudar a personas que estuvieran atravesando la misma situación”, indicó.

La comunicadora, relacionista pública y estratega política advirtió que la depresión es una enfermedad silenciosa que no tiene cara ni edad, experiencia que vivió con su hijo Alam y luego ella de manera personal.

En la fundación que dirige, un equipo de psicólogos brinda asistencia a 140 pacientes con depresión y otros trastornos mentales para evitar que sus padecimientos los lleven al suicidio.

Contó a los estudiantes que su hijo Alam se suicidó el 30 de marzo de 2011 debido también a una severa depresión, luego de varios intentos por quitarse la vida.

El amor de una madre hacia su hijo es infinito y al escuchar la historia de Luz Bethania Antigua se siente el peso de su desgarrador testimonio, lo que motivó incluso a algunos de los estudiantes a confesar situaciones que los agobiaban y deprimían.

Antigua exhortó a los estudiantes con familiares, allegados, amigos o compañeros de trabajo que atraviesen alguna situación de salud mental que no puedan manejar, a hablarles de la asistencia que pueden recibir en la fundación, donde también cuentan con redes de apoyo para personas con ideas suicidas.