Cavaliers necesitan victoria para mantener las esperanzas frente a Warriors

Golden State lidera 2-0, 3er. juego a las 9 p.m.
Stephen Curry ha martillado a los Cavaliers con 29 y 33 puntos en los primeros dos partidos de la serie.

Golden State lidera 2-0, 3er. juego a las 9 p.m.
EFE
Cleveland
La estrella de los Cavaliers de Cleveland, LeBron James, admitió este martes que no ha sido fácil asimilar la derrota en la prórroga en la serie al mejor de siete en las finales de la NBA que ganan tras dos victorias los Warriors de Golden State.

“Fueron 36 segundos finales del tiempo reglamentario en los que nada de lo que hicimos nos salió bien cuando tuvimos las mejores oportunidades de haber conseguido la victoria y eso no ha sido fácil de superar después que perdimos en la prórroga por 124-114”, dijo.

Se declaró optimista en la remontada que puedan comenzar a emprender a partir de este miércoles en su campo, el Quicken Loans Arena.

Ningún equipo en la historia de las finales de la NBA han podido superar una desventaja de 0-3 en la serie, aunque los Cavaliers sí neutralizaron a los Warriors una desventaja de 1-3 en 2016 cuando lograron su prime título de liga.

“Soy consciente que estamos abajo 0-2 y además ante un rival de la clase de los Warriors, lo que hace que mis sensaciones no sean las mejores, pero también hemos estado antes en esta situación y lo hemos superado con ocho triunfos consecutivos que tenemos estos ‘playoffs’ en nuestro campo”, declaró James.

“Mentiría si dijese que me siento bien ahora, ni como veo el resto de la serie, pero a la vez también soy realista y considero que mañana tenemos una gran oportunidad de conseguir la victoria”, explicó James.

El entrenador de los Cavaliers, Tyronn Lue, dijo que tenía toda la confianza en el equipo después de ver como se dieron los dos primeros partidos.

“Hemos observado algunas cosas que podemos hacer en base a lo que logramos en el primer partido cuando jugamos bien y en el segundo también hasta que llegaron los últimos ocho minutos del cuarto periodo”, analizó Lue.

El entrenador de los Warriors, Steve Kerr, dijo que su equipo es consciente de lo que significa el tercer partido y más después que el disputado en las finales de 2016 lo perdieron por 30 puntos.

“Los terceros partidos de las series son realmente, realmente muy difíciles”, subrayó.

Kerr admitió que la misión de ganar fuera es todavía más complicada cuando les toca jugar en Cleveland, con James de figura, el apoyo de los aficionados y la fuerza que todo el equipo de los Cavaliers iban a poner en su campo del Quicken Loans Arena.

“Debemos estar preparados para hacer frente a todos esos elementos y olvidarnos de lo que hicimos en los dos primeros partidos”, puntualizó.  Al margen del polémico final del primer partido de la serie que ambos equipos disputan al mejor de siete, los Warriors, actuales campeones defensores del título, mostraron en la pista de su campo del Oracle Arena, más potencial ganador de equipo que los Cavaliers, que una vez más dependieron “demasiado” de la aportación del alero estrella LeBron James.

Precisamente, de la aportación que haga James en los próximos dos partidos de la serie, que se van a disputar a partir del miércoles, en el Quicken Loans Arena, de Cleveland, dependerá las probabilidades de triunfo que puedan tener los Cavaliers, que ante la inconsistencia que han mostrado fuera de su campo la han compensado con el resurgir de locales.

“No es como nos gustaría haber vuelto a nuestro campo, con la desventaja de 0-2 después del rendimiento que tuvimos en el primer partido, algo difícil de asimilar, pero a la vez siempre estoy preparado para trabajar aun más duro y tener asimilado que necesitamos la victoria en el próximo encuentro”, destacó James tras concluir el segundo que perdieron por paliza de 122-103.

James tiene marca de 3-4 en las series de playoffs cuando el equipo con el que ha jugado se colocó abajo con partial de 0-2.