Productor pide explicación científica sobre “misterio” en su finca de cocos

1/3

Las matas de cocos.


EL VALLE, Hato Mayor. Orlando Monegro, un productor de coco no sale del asombro y considera inverosímil que su plantación de cocos en el agrícola municipio de El Valle, haya amanecido con un producto aplicado para enfrentar una plaga de ácaros, sin que él lo ordenara, ya que “es imposible que eso se haga en un día, y sobre todo en la noche”.
Monegro considera que son cosas de los finales del mundo, “donde el señor se está manifestando en cosas tangibles, porque se ve claramente que mano humana no podía hacer eso”.
Dijo que pasó el día y la noche del domingo en su casa, pero que cuando se levantó observó que la plantación completa, tenía aplicada el producto para controlar o eliminar los ácaros.
“Quiero saber cuándo, de qué forma o quién aplicó el producto, ya que es imposible una persona pueda subirse en las puntas o follajes de cientos de matas de cocos en hora de la noche”, dijo asombrado el hombre, que está pidiendo corra la prensa internacional a ver lo que ocurrió en su finca.
Explica que eso solo es posible en una ciudad moderna, donde existen grúas de altura, “pero aquí no vienen grúas, y además se viera el suelo movido, todo está normal”.
Clamó para que las iglesias evangélicas vayan a realizar cultos a su casa, “porque yo solo creo en Dios y los evangélicos”.
Las matas de cocos que están dañadas por ácaros se curan poniéndoles jabón, sal, y ase en una bolsita de tela en donde nacen las pencas, pero en esta ocasión narra el Monegro que tenía casi un año sin aplicar ese producto, “para que ahora aparezcan con la aplicación sin que yo la realizara ni ordenara”.
Las fincas de cocos de Monegro se puede apreciar, que todas las plantas con ácaros tienen una bolsita con un polvo blanco con partículas azules y que él presume es ase.
“Yo quiero que me ayuden a traer experto para descifrar o descubrir el misterio, porque esa aplicación no la hice, ni ordené, y resulta imposible que se haga en un día, con el sol afuera, mucho menos en horas de la noche”, como asegura se hizo.
La plantación de cocos de Orlando Monegro, está ubicada a unos kilómetros al oeste de El Valle, por un camino accesible, que permite se llegue con facilidad.
Sigue narrando que se pasó el día y la noche del domingo en su finca, pero “cuando nos levantamos, vimos algo inverosímil, tiene que venir la prensa internacional, para ver lo que pasó aquí”.
Producto para enfrentar plaga de ácaros.

Publicar un comentario

0 Comentarios